Logroño airport car rental

Paginas de camareros





Hay que procurar mantener un peso adecuado, sin imponerse dietas restrictivas pero sí con una alimentación sana, variada y ordenada.

La elección de los uniformes para tus empleados tanto en la cocina como en la sala o el textil para tus mesas será una tarea sencilla gracias a nuestra sección indicada para profesionales.

Materiales resistentes, lavables a altas temperaturas e incluso desechables, aquí encontrarás un extenso abanico de posibilidades que cubrirán todas tus necesidades.

textil-restauracion Uniformes de cocina En los restaurantes de menús, carta, tapas...

las cocinas son cada vez más vistosas.

Nos hemos adaptado a esta nueva realidad y por ello te proponemos una gama de uniformes resistentes, compuesta por chaqueta, pantalón, gorro y calzado, que cumplen con las normas de higiene vigentes.

Ropas cómodas y bien hechas que gustarán tanto a tus trabajadores como a tus clientes.

¿Qué significa empatizar e interactuar con los clientes? Empieza con buen pie: En cuanto el cliente tome asiento, mírale a los ojos y prenséntate, así puedes iniciar la conversación con buen pie, seguro que eso se verá reflejado en tus propinas.

Para optimizar tu tiempo, tal y como explicábamos en la primera parte de esta serie de artículos, puedes repartir la carta mientras te presentas al cliente: “dos pájaros de un tiro”.

Amabilidad y educación ante todo: El trato que tengas con el cliente es fundamental, para ello debes comportarte siempre con amabilidad y sobre todo con educación.

Emplea siempre términos como señor/a…, tú eres su nexo directo con el establecimiento y lo mejor es hacer que se sientan cómodos.

Algunos tips que pueden ayudarte con esto, por ejemplo, son: Preguntarles si es la primera vez que vienen al restaurante, así puedes explicarles cómo funciona y cuál es el menú, al tiempo que les das la bienvenida.

No te metas nunca en su conversación, ayuda y sirve lo que te pidan pero permitiendo privacidad “relativa” suficiente para que el cliente pueda comer y mantener su conversación.

Intenta que tu cara sea siempre agradable, no olvides sonreír, incluso cuando algún cliente sea molesto, lo mejor que puedes hacer es soportarlo, no merece la pena un drama porque nunca irá directamente contigo, ahorrarás disgustos y el resto de clientes podrán seguir recibiendo ese trato amigable por tu parte.

Aunque creas que no pueden oírte, nunca hables mal o despectivamente de un cliente, sé siempre respetuoso, por si acaso.

Respeta su espacio y su privacidad: Procura no estrechar la mano ni abrazar al cliente, a no ser que sean amigos o personas cercanas, hay que mantener siempre un respeto.

Consejos sobre el menú: Si te pregunta opinión o te piden una recomendación sobre algún plato, responde educadamente a cada una de sus preguntas y recomiendale un plato que sepas no ha recibido muchas quejas.

Evita hablar mal de alguno, en su lugar recomienda directamente uno que conozcas.

Ten en cuenta que a los comensales siempre les gusta recibir “comentarios privados” sobre algún plato, en ese caso puedes utilizar la frase “la especialidad de la casa…” o bien “mi preferido…” No cuestiones su elección: La mayoría de las personas tienen razones de peso que les hace escoger mejor un plato que otro, como podría ser la intolerancia a algún alimento, por lo que debes conocer bien los ingredientes y la elaboración del plato.

No te tomes a mal un cambio de pedido, los motivos para rechazar el plato pueden ser muy variados como ser vegetariano, tener alguna alergía alimentaria, motivos religiosos o étnicos… Procura no preguntarle por qué pide otro, cámbialo directamente, en caso de que sea posible.Trucos para ser un buen camarero/a.

Parte 2 Repítele el pedido al cliente: Dale la oportunidad de corregir algún error y que pueda cambiar lo que ha pedido, antes de que tú lo pases a la barra, cocina, etc.

evitará muchos malos entendidos.

Visitas periódicamente la mesa y comprueba que todo va bien: No hay una frecuencia de visita establecida, debes observar a los comensales y ver si parecen aburridos, irritados, han terminado de comer.

Comprueba si sus vasos están vacíos y ofréceles otra bebida.

Pide permiso al cliente antes de retirar los platos vacíos: Siempre intenta preguntarles primero antes de retirar los paltos, sobre todo si algunos todavía contienen comida.

Si ves que se han dejado mucha comida, pregunta educadamente si les gustó.

Recuerda los gustos de los clientes habituales: Si ves que alguien suele ir varias veces a tu restaurante, dedícale cierto tiempo a conocerlo, no teneís que haceros amigos pero sí recordar su nombre, su bebida favorita o incluso como le gusta el filete, así se sentirán impresionados e incluso que visitan a un amigo en lugar de ir simplemente al local.

Pregunta si quiere algo más: De esta manera das la oportunidad de pedir postre o alguna bebida antes de solicitar la cuenta.





Busco trabajo en Logroño en una empresa de alquiler de coches, o teletrabajo en un rent a car de cualquier lugar del mundo.
 


Motor | Inmobiliaria | Empleo | Formacion | Servicios | Negocios | Informatica | Imagen y Sonido | Telefonia | Juegos | Casa y Jardin | Moda | Contactos | Aficiones | Deportes | Mascotas | Blogs